^Ir al principio

Federación Provincial de la Confederación General del Trabajo

 

 

FL ALICANTE PROV

C/ José Reus, 3. Alicante. Tel. 965182211. Fax  965170717. Email: alacant@cgt.es

 

Libertad presos y presas políticas (también los de ahora)

Somos capaces y capaces de distinguir entre un hecho represivo y la víctima. De valorar el propio hecho represivo más allá de la simpatía o la antipatía que nos genere quien lo sufre, de si nos sentimos cercanos o no.

Ermengol Gassiot

 

Lo hemos gritado y gritado. Hasta quedarnos afónicos. Cuando éramos unas decenas en manifestaciones rodeadas del estigma de los grandes medios de comunicación y también ahora, en manifestaciones masivas amparadas por algunos de estos medios. Reclamamos, exigimos, la libertad de todos los presos y las presas políticas. Y, también, de los miembros del gobierno catalán. Aunque nos cueste.
Escribo esto siendo muy consciente de quien ha entrado en prisión este 2 de noviembre. Consejeros y consejeras miembros de un gobierno contra el que hemos luchado. Que nos ha recortado servicios sociales, ha lucrado amigos suyos con privatizaciones y ha reprimido, con iniciativas propias y también aplicando la legislación promovida por el gobierno español, como la “ley mordaza”. Todavía recuerdo como Josep Rull nos denunció por okupar La Parra, una casa que tenía vacía en Terrassa a finales de los 1990 s. Y nos envió matones antes de que la policía nos desalojara. Tampoco olvido que ha sido un alto cargo de CDC mientras nos reprimían los Mossos en el desalojo de Plaza Cataluña. Un día en que sus porras y una pelota de goma me enviaron al hospital. Del mismo modo que tengo muy presente que Quim Forn ordenó el desalojo de Can Vies, en 2014, que sólo conseguimos detener llenando las calles de barricadas y solidaridad. Hablo en primera persona, pero estoy seguro que lo podría estar haciendo en plural. Y puedo recordar, también, que muchos de los que han encarcelado promovieron y aplaudieron cuando la Generalitat y el Parlamento de Cataluña denunciaron a muchos compañeros y compañeras por los hecho de “Aturem el Parlament”, de 2011. Los denunciaron y después recurrieron la absolución, consiguiendo en segunda instancia una condena a años de prisión que en cualquier momento se puede hacer efectiva. Una condena a compañeros y compañeras que hicieron una lucha política, política fuera de las instituciones.
De hecho, todavía me duele el silencio de Oriol Junqueras, profesor de la UAB ante las denuncias para hacer sindicalismo en la universidad contra 25 estudiantes y dos trabajadores (uno de ellos soy yo) y que nos llevan a juicio con peticiones de prisión más de 11 años. Recuerdo como hace años Oriol bajaba del piso de arriba, donde tenía su despacho, y me hacía alguna consulta de cosas de arqueología o prehistoria por una colaboración que hacía para una enciclopedia. Y como, después, prefirió no escuchar ni opinar ante las reiteradas demandas de solidaridad. Porque nos querían, y nos quieren, encarcelar. Como a él este 2 de noviembre.
Todo esto lo recuerdo. Lo recordamos. Somos personas y tenemos memoria. Y también tenemos la habilidad de decidir y de implicarnos en la realidad, de discernir qué pasa y cómo queremos posicionarnos. Somos capaces y capaces de distinguir entre un hecho represivo y la víctima. De valorar el propio hecho represivo más allá de la simpatía o la antipatía que nos genere quien lo sufre, de si nos sentimos cercanos o no. Este jueves 2 de noviembre España ha encarcelado personas por haber puesto unas urnas y haber actuado, aunque sea aparentemente, en función del resultado de un referéndum. Aunque otras veces ya hemos dicho que las urnas no representan, para nosotros, la forma óptima de autogestionar nuestra vida, no deja de ser inaceptable que promover unas votaciones sea motivo para aprisionar nadie. Las actitudes cada vez más autoritarias del estado lo son en función de ellas mismas y no sólo de quien las padece. Precisamente por eso, porque defendemos los derecho a la participación política plena (más allá de las elecciones), hoy también tenemos que reclamar la libertad de los presos políticos. No porque los sentimos nuestros (los de este 2 de noviembre), que no lo son, sino porque nos repugnan las actuaciones represivas del estado.
Reclamamos una libertad como antes lo hemos hecho por el Alfon, por Nahuel, por Laura de CGT y Laura de Terrassa, por Zigor, por Franki, por Andreu, los chicos de Altsasu, entre muchos otros. Para una lista demasiado larga de nombres, por los innumerables fines de semana visitando cárceles años atrás. Para los presos y las presas que son nuestras y, simplemente, para aquellos / as que no sentimos nada cercanos pero que, también, son producto de la represión del estado. Para todos ellos y ellas, libertad.
Y ante la represión del estado, de cualquier estado, lucha y solidaridad.

Llibertat presos i preses polítiques (també els d’ara)
Ho hem cridat i cridat. Fins quedar-nos afònics. Quan érem unes desenes en manifestacions envoltades de l’estigma dels grans mitjans de comunicació i també ara, en manifestacions massives emparades per alguns d’aquests mitjans. Reclamem, exigim, la llibertat de tots els presos i les preses polítiques. I, també, dels membres del govern català. Encara que ens costi.

Escric això sent molt conscient de qui ha entrat a la presó aquest 2 de novembre. Consellers i conselleres membres d’un govern contra el que hem lluitat. Que ens ha retallat serveis socials, ha lucrat amics seus amb privatitzacions i ha reprimit, amb iniciatives pròpies i també aplicant la legislació promoguda pel govern espanyol, com ara la “llei mordassa”. Encara recordo com en Josep Rull ens va denunciar per okupar La Parra, una casa que tenia buida a Terrassa a finals dels 1990’s. I ens va enviar matons abans que la policia ens desallotgés. Tampoc oblido que ha sigut un alt càrrec de CDC mentre ens reprimien els Mossos d’Esquadra en el desallotjament de Plaça Catalunya. Un dia en que les seves porres i una pilota de goma em van enviar a l’hospital. De la mateixa manera que tinc molt present que en Quim Forn va ordenar el desallotjament de Can Vies, l’any 2014, que només vam aconseguir aturar omplint els carrers de barricades i solidaritat. Parlo en primera persona, però estic segur que ho podria estar fent en plural. I puc recordar, també, que molts dels que han empresonat van promoure i van aplaudir quan la Generalitat i el Parlament de Catalunya van denunciar a molts companys i companyes pels fet d’”Aturem el parlament”, del 2011. Els van denunciar i després en van recórrer l’absolució, aconseguint en segona instància una condemna a anys de presó que en qualsevol moment es pot fer efectiva. Una condemna a companys i companyes que van fer una lluita política, política fora de les institucions.
De fet, encara em dol el silenci de l’Oriol Junqueras, professor de la UAB davant les denúncies per fer sindicalisme a la universitat contra 25 estudiants i dos treballadors (un d’ells soc jo) i que ens porten a judici amb peticions de presó més de 11 anys. Recordo com fa anys l’Oriol baixava del pis de dalt, on tenia el seu despatx, i em feia alguna consulta de coses d’arqueologia o prehistòria per una col•laboració que feia per una enciclopèdia. I com, després, va preferir no escoltar ni opinar davant les reiterades demandes de solidaritat. Perquè ens volien, i ens volen, empresonar. Com a ell aquest 2 de novembre.
Tot això ho recordo. Ho recordem. Som persones i tenim memòria. I també tenim l’habilitat de decidir i d’implicar-nos en la realitat, de discernir què passa i com volem posicionar-nos. Som capaços i capaces de distingir entre un fet repressiu i la víctima. De valorar el propi fet repressiu més enllà de la simpatia o l’antipatia que ens generi qui el pateix, de si ens hi sentim propers o no. Aquest dijous 2 de novembre l’estat espanyol ha empresonat persones per haver posat unes urnes i haver actuat, ni que sigui aparentment, en funció del resultat d’un referèndum. Tot i que altres vegades ja hem dit que les urnes no representen, per a nosaltres, la forma òptima d’autogestionar la nostra vida, no deixa de ser inacceptable que promoure unes votacions sigui motiu per empresonar ningú. Les actituds cada vegada més autoritàries de l’estat ho són en funció d’elles mateixes i no només de qui les pateix. Precisament per això, perquè defensem els dret a la participació política plena (més enllà de les eleccions), avui també hem de reclamar la llibertat dels presos polítics. No perquè els sentim nostres (els d’aquest 2 de novembre), que no ho són, sinó perquè ens repugnen les actuacions repressives de l’estat.
Reclamem una llibertat com abans ho hem fet per l’Alfon, pel Nahuel, per la Laura de CGT i la Laura de Terrassa, pel Zigor, pel Franki, per l’Andreu, pels nois d’Altsasu, entre molts d’altres. Per una llista massa llarga de noms, pels innombrables caps de setmana visitant presons anys enrere. Pels presos i les preses que són nostres i, simplement, per aquells/es que no sentim gens propers però que, també, són producte de la repressió de l’estat. Per a tots ells i elles, llibertat.
I davant de la repressió de l’estat, de qualsevol estat, lluita i solidaritat.

Noticias Flash

Plataforma Feminista de Alicante. Desfile 8 M 2014

 

22 M. Marchas por la dignidad CGT Alicante

 

Manifestaciones 22 M. Lo que no dieron los medios

Copyright © 2013. Federación Local CGT Alicante  Rights Reserved.